Cómo combatir la ansiedad

Cómo combatir la ansiedad

¿Sabes cómo combatir la ansiedad? ¿Deseas una vida más tranquila, sin angustia? ¿Quieres ayuda? No te preocupes, nosotros en este artículo te enseñaremos como puedes tratar ese problema que tanto te agobia. Acompáñanos.

Una persona ansiosa se encuentra en estado de expectación como si en cualquier momento ocurriera algún imprevisto negativo fuera a ocurrir, esto le lleva a un constante estado de alerta y no logra relajarse. En algunos casos el individuo es totalmente consciente de lo que ocurre, pero no puede ejercer control sobre ello.

¿Cómo combatir la ansiedad?

1# La regla de dos minutos:

¿Sabías que posponer las cosas aumenta tus niveles de estrés? Cuando tienes tareas o actividades por hacer tu cerebro te indica una y otra vez que debes realizarlas, esto supone un problema, puesto que, el recordar constantemente te cansa y no puedes combatir la ansiedad.

Te invitamos a que revises el tema sobre Aquí está el consejo que te debía para tu ansiedad

combatir la ansiedad elimina ansias
El hambre emocional

El hambre emocional

Tanto la ansiedad como la depresión son dos trastornos emocionales que , a pesar de su diversa y, en ocasiones, opuesta sintomatología tienen bastantes efectos comunes en la vida cotidiana. Entre ellos se encuentra el hecho de generar un gran impacto en la conducta alimentaria.
Lo curioso es que , a pesar de tener un claro y poderoso efecto, no tienen un efecto claro, es decir, tanto la depresión como la ansiedad son tan capaces de aumentar como de disminuir el apetito; pueden hacernos rechazar algunas comidas o llevarnos a preferir el consumo de un determinado tipo de alimentos, normalmente ricos en carbohidratos o simplemente volver caóticas las rutinas de alimentación.
¿Por qué sucede esto? El responsable de controlar el apetito es el Hipotálamo, de este centro cerebral depende tanto iniciar la sensación de hambre como de enviar la señal de saciedad. Gran parte de este proceso es llevado a cabo por hormonas y además el Hipotálamo está vinculado también a otros procesos de base hormonal como por ejemplo la sexualidad. Si además de todo el trabajo del que debe ocuparse el hipotálamo desestabilizarnos a nuestro sistema endocrino con las hormonas liberadas por un estado de estrés prolongado, las consecuencias son la pérdida de la función natural del hambre cayendo en un estado de confusión que va creando un efecto de bola de nieve; cada vez nos alimentamos peor y cada vez nos distanciamos más de lo que son el apetito y las necesidades reales de nuestro cuerpo, haciendo caso omiso de las señales que nos envía y enviando falsas señales.


¿En qué consisten estas falsas señales? Consisten muchas veces simplemente en saltarse comidas, normalmente el desayuno por encontrarse “sin apetito” a pesar de llevar horas sin comer. Puede tratarse también de dejar de comer antes de habernos saciado, en mitad de la comida por la aparición de un pensamiento perturbador o una señal fisiológica de ansiedad o, en ocasiones, en interpretar señales de ansiedad o tristeza como señales de hambre. Estas falsas señales , como decíamos antes sirven para desestabilizar aún más las señales propias de nuestro cuerpo y para agravar también la sintomatología depresiva o ansiosa ya que privar al cuerpo de alimento o sobrecargarlo de azùcares y calorías de más perpetuará la sensación de malestar y/ o de nerviosismo.
  ¿Qué podemos hacer ante esto? Aunque resulte difícil, lo mejor que uno puede hacer es obligarse a comer de forma sana y regular, aún cuando no se tenga sensación de apetito o esto implique negarse un consuelo rápido y eficaz como es la comida. En estos momentos debemos seguir más que nunca una alimentación saludable y mantener las rutinas de alimentación y sueño más rigurosamente que en cualquier otro momento. Esto a pesar de ser difícil es un gran paso para comenzar a sentirnos mejor. Resulta también muy útil para empezar a identificar eficazmente los síntomas. Y para definir las emociones diferenciando la parte somática y la parte cognitiva de la sintomatología ansiosa o depresiva que harán mucho más sencillos los procesos de diagnóstico y recuperación.

Ansiedad antes de la regla

Ansiedad antes de la regla

Los días previos a tu menstruación, ¿tiendes a sentirte ansiosa? ¿esta ansiedad perdura durante tu periodo? En ocasiones ¿hasta un par de días después del mismo? ¿no sabes qué hacer? ¿sientes miedo de que no acabe jamás? ¡Tranquila! Aquí te hablaremos de la ansiedad antes de la regla: qué es y cómo solucionarla.

Sólo debes tener en cuenta una cosa: esto les pasa a muchísimas mujeres, así que no estás sola ni eres única en el mundo por sentir ansiedad antes de la regla.

Ahora sí, ¿estás lista para conocer más acerca de esto?

Te invitamos a que revises el tema sobre Pensamientos negativos por ansiedad… ¿Que hacer?

¿Qué es la ansiedad antes de la regla?

La ansiedad antes de la regla se manifiesta por varios motivos, pero en esencia todos desembocan en uno: tus niveles hormonales. De ahí que experimentes los síntomas de tu ansiedad a partir de la segunda mitad de tu ciclo menstrual, que, por si no lo sabías, es aproximadamente 14 días o más luego de tu último ciclo menstrual.

En otras palabras, unos días antes de que tu periodo se manifieste. De hecho, son muchos los expertos que afirman que la ansiedad antes de la regla es parte de algo llamado Síndrome Premenstrual.

Este síndrome corresponde a aquellos cambios físicos y psíquicos que se producen en las mujeres antes de la menstruación y que desaparecen un par de días después de esta. Y es muy común, se estipular que el 40% de las mujeres lo padece y en un 10% los síntomas son agudos.

Un dato curioso: este síndrome fue definido por el doctor Rober Frank por primera vez en 1931.ansiedad antes de la regla problemas preocupaciones estres

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad antes de la menstruación?

Son muchos y muy variados, no todos se presentan en cada mujer que sufre de ansiedad antes de la menstruación, pero los más frecuentes de los mencionaremos a continuación:

  • Las mujeres que padecen ansiedad antes de la regla suelen estar muy nerviosas e irritable los días previos.
  • Presentan dificultan para concentrarse en las tareas del hogar.
  • Los dolores de cabeza y migrañas son muy normales.
  • Suelen sufrir de ansiedad por comida, es decir, sufren un aumento de su apetito y tienden a comer de forma impulsiva.
  • Les cuesta conciliar el sueño e incluso pueden padecer de insomnio.ansiedad antes de la regla ansioso problemas estrés embarazada
  • Se manifiestan constantemente cansadas y agotadas.
  • Puede sufrir molestias en las piernas y en los pechos por retención de líquidos.

Si sufro de ansiedad antes de la regla ¿Qué puedo hacer?

Lo primero que debes entender es que la ansiedad antes de la regla te la crean tus hormonas, por lo que, de forma normal, con un cambio en un par de hábitos en tu vida suele solucionarse. Y a continuación, te daremos algunos consejos.

  • Los alimentos ricos en zinc y hierro serán tus mejores amigos.
  • Hacer ejercicio de forma regular es ideal.
  • ¡Distráete! Pinta, dibuja, lee, escucha música.
  • Trata de dormir mínimo 8 horas al día.
  • Durante los días previos de tu menstruación procura evitar el tabaco, la cafeína y el alcohol.

Si nada de esto funciona, ¿Qué puedo hacer?

¡Tranquila! No estás sola. Nosotros, al igual que tú, también hemos sufrido de ansiedad y sabemos cómo es padecerla. Por tanto, también cómo tratarla.

Si tu problema es la ansiedad antes de la regla, te queremos dejar unas cosas en claro: no importa lo que hagas, no desaparecerá milagrosamente; lleva su tiempo y no desaparece porque sí.

Informarte demasiado acerca de tu padecimiento puede ser, en ocasiones, perjudicial y terminará haciendo que aumente tu ansiedad. Y, sobre todo, debes entender qué te origina la ansiedad antes de la regla para así combatirla.

ansiedad antes de la regla estrés problemas preocupaciones

Por eso queremos invitarte a que descargues aquí de forma totalmente gratuita nuestro instructivo acerca de los tres fundamentos básicos para empezar a superar nuestra ansiedad. Y, como un extra, te sugerimos que ingreses a nuestra página web ViveSinaAnsiedad, donde hallarás consejos sobre tu ansiedad antes de la regla y otras afecciones.

Taquipnea y ansiedad : Síntomas Respiratorios de la ansiedad

Taquipnea y ansiedad : Síntomas Respiratorios de la ansiedad

¿Hiperventilas y aun así sientes que te falta la respiración? Cuando te asustas ¿empieza a respirar velozmente? ¿sientes que eres anormal por eso? ¡Tranquilo! No te estás volviendo loco, sólo sufres de taquipnea y ansiedad, y a continuación te las explicaremos un poco mejor para eliminar tus dudas.

¡Acompáñanos!

¿Qué es taquipnea?

En términos médicos la taquipnea no es otra cosa que una frecuencia respiratoria acelerada; normalmente, un adulto respira, si está en estado de reposo, entre ocho y dieciséis veces por minuto.

Si tu respiración supera esta cantidad de veces por minuto, la consideramos acelerada y la llamamos taquipnea.

Ahora bien, debes saber que si se presenta en situaciones de estrés, taquipnea y ansiedad se unen para causarnos más miedo, pues la primera es un síntoma de la segunda.

Pero ¿sabes realmente qué la causa? ¡Descúbrelo con nosotros!

¿Qué la ocasiona?

taquipnea ansiedad y psique psicologica

La taquipnea y ansiedad se relacionan en muchos casos, pero lo cierto es que la taquipnea puede aparecer sin necesidad la ansiedad. Y, las causas más frecuentes de su aparición son las siguientes:

  • Que el paciente sufra de asma.
  • Si algún coágulo de sangre aparece en tu arteria pulmonar.
  • Si te estás asfixiando.
  • Si sufres de EPOC, o enfermedad pulmonar obstructiva crónica.
  • Si padeces de cualquier clase de enfermedad pulmonar crónica.
  • Si tienes insuficiencia cardíaca.
  • Si tienes neumonía

¿Ves que por ningún lado aparece la palabra ansiedad? Es por una sola cosa: si no sufres o padeces de nada de lo anterior, entonces lo que tienes es una relación entre taquipnea y ansiedad.

¿Por qué te decimos esto? Porque, cómo habrás visto, no necesitas padecer de ansiedad para sufrir de taquipnea, pero, si no tienes ningún impedimento físico y al sentir miedo empiezas a hiperventilar ¡No debes alarmarte!

No estás enfermo, sólo que tu ansiedad te genera la necesidad de respirar aceleradamente.

Taquipnea y ansiedad: ¿tienen relación?

¡Claro que sí! Cuando sientes miedo y estás ansioso, tu respiración se acelera y comienzas a hiperventilar y a sentir que te falta el oxígeno, cuando, en realidad, estás sobre-oxigenando tu organismo.

Esto te causa mareos, sensación de irrealidad, taquicardia, palpitaciones y taquipnea. Así que sí, taquipnea y ansiedad están relacionadas.

Te invitamos a que revises el tema sobre Ansiedad durante el embarazo

¿Qué te causa sufrir de taquipnea y ansiedad?

taquipnea

  • Miedo a morir.
  • Miedo a dejar de respirar o morir asfixiado.
  • Mareos y sensación de nauseas.
  • Presión en el cuello y en el pecho.
  • Taquicardia y palpitaciones.
  • Te aísla, ya que el miedo a volver a sentir taquipnea hace que eludas aquello que te causa ansiedad y poco a poco vas alejándote de aquellas cosas que te gusta hacer y de las personas que quieres.
  • Puede llegar a impedirte realizar tus tareas diarias o trabajar.

Como has visto, la taquipnea y la ansiedad pueden hacer de tu vida un pequeño infierno. Y existen personas que han resistido esto por años, ¡pero eso puede parar! Sólo tienes que decirte a tomar un camino diferente y hacerle frente.

Taquipnea y ansiedad: ¿Tiene cura?

¡Sí! Sólo tienes que tener claro tres cosas muy importantes. La primera es que no existen soluciones milagrosas ni fórmulas extraordinarias; La taquipnea y ansiedad necesitan tiempo y tratamiento, y esto no durará dos días.

Lo segundo es que, si quieres comenzar a curarte, llenarte de información no te hará avanzar, de hecho, nuestra experiencia personal con la ansiedad nos ha llevado a concluir que, entre más información lees más te preocupas.

Y la preocupación y el estrés te generarán más ansiedad. Y nuestro tercer consejo es: entiende el origen de tu ansiedad. Algo la detona, la taquipnea y ansiedad no aparecen de la nada ni porque sí.

Sino entiendes a qué le tienes miedo, jamás sabrás cómo controlar y curar tu ansiedad. Por todo esto, te invitamos a que te unas a nosotros en nuestra página web ViveSinAnsiedad, ya que en ella hallarás consejos y videos que te guiarán en tu proceso de curación.

Con nosotros, lo único que perderás será la ansiedad.

taquipnea salud general psique estado mental

Cuando la ansiedad nos frena

Cuando la ansiedad nos frena

Todos los que alguna vez la hemos experimentado, conocemos los desagradables síntomas tanto físicos y psicológicos que conlleva la ansiedad; síntomas como taquicardia, sudoración, dificultad para respirar, sensación de incapacidad, pensamientos extremadamente negativos e , incluso, la idea de estar al borde de la muerte…
Pero además de esto, cuando la ansiedad se instala en nuestras vidas, actúa como un filtro a través del cual observamos la vida y esto puede limitarnos en diferentes aspectos. Veamos algunos ejemplos encontrados en diferentes investigaciones:

Las personas que experimentan mayor ansiedad suelen rendir menos en las pruebas importantes como exámenes o proyectos debido a que tienden a asumir menos retos, dicho coloquialmente prefieren “ir a lo seguro”.

La ansiedad además genera expectativas negativas y baja la autoconfianza, la unión de estas dos tendencias de pensamiento nos limita a la hora de socializar en grupo, con personas poco conocidas o incluso de tener relaciones satisfactorias de amor y amistad ya que dudamos constantemente de nuestra propia valía y estamos condicionados por la idea de que va a suceder lo peor, imaginando escenarios de rechazo y ridículo.

Otro freno que nos vamos a encontrar es lo que se conoce como Teoría de la carga cognitiva (Mayer, 2005) y que estudia las limitaciones de la memoria de trabajo que es la que se ocupa del proceso instruccional. La ansiedad resulta un obstáculo en los nuevos aprendizajes, sean del tipo que sean, ya que la memoria de trabajo se encuentra saturada de preocupaciones en vez de centrarse en los requisitos de la tarea.

Para terminar, otro proceso ampliamente estudiado y que se ve gravemente afectado por la ansiedad es la atención. Las personas con ansiedad, inconscientemente, se encuentran continuamente pendientes a cualquier estímulo a su alrededor que indique un acontecimiento negativo. Por ejemplo, se ha encontrado que prestan más atención a las noticias negativas o situaciones peligrosas que las personas no ansiosas. Esto desde luego nos da una perspectiva del mundo más negativa y amenazante de lo que en realidad es y, además, sirve para retroalimentar los pensamientos obsesivos , la sensación de incapacidad y las expectativas negativas de las que hemos hablado anteriormente.

Todas estas repercusiones negativas no tienen porque ocurrir cuando lo que se vivencia es un episodio de ansiedad que se explica y se limita a un acontecimiento significativo y/o estresante como una pérdida, un despido, un periodo de exámenes o algún otro cambio drástico e importante en las circunstancias vitales. Sino que afectan a aquellas personas que tienen una ansiedad elevada como rasgo de personalidad. Suelen ser personas que siempre han experimentado una ansiedad más intensa que sus iguales en circunstancias parecidas o a las que parece que la ansiedad les aborda de repente sin razón aparente. Esto ocurre precisamente por ese filtro del que hablábamos, las personas con ansiedad-rasgo tienen bien por un aprendizaje familiar, bien por una predisposición genética, un esquema cognitivo que, en resumen, les lleva a interpretar la realidad como más peligrosa o difícil que al resto.