Ansiedad por consumo de drogas

La ansiedad por el consumo de drogas, es algo muy frecuente sobre todo en aquellas personas que ya tienen una dependencia del grado que sea con algún estupefaciente. Y no sólo nos referimos a las drogas ilegales como el cannabis, cocaína, anfetaminas o drogas alucinógenas u opiáceos, sino drogas consideradas dentro de un marco legal como es el alcohol o tabaco.

Existen numerosos estudios que tratan de relacionar directa e indirectamente el consumo de cualquiera de estas sustancias con la ansiedad en personas que por alguna razón están literalmente “enganchados” o aquellos que están intentando salir de alguno de los hábitos. Tanto si es por uno o por el otro lado, la ansiedad es algo psicológico que puede afectar a la persona en mayor o menor medida según el tiempo que hayan estado consumiendo y en qué cantidades.

Adicción y dependencia

Primeramente hay que entender que es una adicción y su dependencia para comprender cómo se produce un estado de ansiedad por el uso continuado y abusivo de las drogas o en su caso contrario, el dejarlo.

Para que clínicamente se de una adicción y dependencia a una droga se tiene que dar algunos de los siguientes diagnósticos durante un período mínimo de 12 meses:

  • Una necesidad cada vez mayor de querer consumir y en cantidades cada vez mayores para conseguir los mismos efectos, lo que se conoce como “tolerancia”.
  • Una abstinencia o el cese brusco de cualquier tipo de sustancia estupefaciente o droga legal, con sus consecuencias y efectos secundarios.
  • Cuando la sustancia se toma en períodos más prolongados o en mayor cantidad de lo que en su principio estaba planeado.
  • Fracaso continuo para dejar alguna sustancia.
  • Reducción de actividades laborales, sociales y lúdicas, aún a sabiendas del problema por el cual se está pasando.
  • Se gasta mucho tiempo del día en la consecución de la sustancia y poder consumirla.

 

Ansiedad por consumo de tabaco

Este junto al alcohol suelen ser los casos más comunes, al ser sobre todo sustancias consideradas legales y que están al alcance de cualquier persona.

Según datos de la OMS de junio del 2015 hay alrededor de 960 millones de fumadores en todo el mundo, lo que nos puede dar una idea de la magnitud del tabaquismo. La mayoría de esta cifra pertenece a países en vías de desarrollo.

Lo que produce la adicción en el tabaco es la nicotina, que es una sustancia psicoactiva y tiene un rápido efecto en el sistema nervioso central y periférico traducido en un placer ya que los efectos inmediatos son una mejora en la concentración, el estado de ánimo, disminuye la agresividad y el peso entre algunas de ellas. Por todo ello, el tabaco se le considera una droga estimulante y para calmarse, así que se podría decir que los fumadores, fuman para reducir la ansiedad.

El problema radica en la nicotina que cuando se deja de tomar en un fumador habitual, se producen una serie de síntomas como un decaimiento en el estado de ánimo, agresividad, frustración, ira, dificultad en la concentración, nerviosismo, aumento del apetito y todo ello lleva finalmente a un estado de ansiedad alarmante que si no se corrige acaba en una depresión.

Ansiedad por consumo de alcohol

El alcohol, sin duda es la “droga” legal más consumida en el mundo, ya que está presente en multitud de bebidas, incluidas no sólo aquellas llamadas de alta graduación o destiladas sino también bebidas como el vino y cerveza que no se considera perjudicial y hasta pueden llegar a ser beneficiosas si se toman de una forma muy moderada y comedida.

El problema viene con el abuso y lo que se llama finalmente alcoholismo. El alcoholismo afecta directamente a la salud mental en forma de depresión y manías, trastornos de ansiedad, de personalidad, esquizofrenia, y abuso de otras drogas asociadas como la cocaína, opiáceos y benzodiacepinas.  El trastorno más común sobre la ansiedad es cuando su uso prolongado podría inducir trastornos y acontecimientos estresantes en el momento de la abstinencia.

Ansiedad por consumo de Cannabis

La marihuana es la droga más consumida por detrás del alcohol y tabaco y los efectos por su uso se reflejan entre 1 y 4 horas después de su toma. Generalmente el efecto de la marihuana es conseguir un estado de euforia y bienestar, pero por otro lado, sus propiedades relajantes, lo relacionan con estados de ansiedad y depresión.

El uso prolongado del Cannabis puede producir episodios de ansiedad, pánico, tristeza o depresión, alucinaciones y delirios. Las personas enganchadas a esta sustancia en caso de dejar la droga sufrirán síndrome de abstinencia que se traduce automáticamente en ansiedad, depresión, irritabilidad, alteraciones del sueño y disminución del apetito, además de disfunciones sexuales.

Ansiedad por consumo de Cocaína

Esta sustancia también es sobradamente conocida, por sus efectos estimulantes y prolongación de las horas sin dormir, además de una tremenda autoconfianza, verborrea e inquietud psicomotor y puede tener efectos anestésicos locales, según en qué forma es consumido.

Está demostrado clínicamente que el consumo crónico de la cocaína se traduce en depresión, crisis de angustia, irritabilidad, ansiedad, agotamiento general, déficit de atención y de memoria, alteraciones del deseo sexual e inducción al suicidio.

Ansiedad por consumo de Opiáceos  y sustancias sintéticas

Los opiáceos como la heroína y las sustancias como las famosas “pastillas” (que no vamos a nombrar aquí) son drogas habitualmente consumidas en salidas nocturnas y se les atribuyen sobre todo a las drogas sintéticas de conseguir efectos muy parecidos a la cocaína multiplicado a la enésima potencia. Al ser sintéticas, se pueden manipular o en su caso adulterar, para hacer de una sustancia pura un sustancia mezclado con otros, sobre todo productos químicos de dudoso uso para el cuerpo humano. Estas drogas, generalmente tienen un efecto de subidón muy rápido y prolongado y su efecto pasa igual de rápido con numerosos efectos secundarios, sobre todo si se toma muy seguido, ya que uno tiende a “engancharse” muy fácilmente a estas drogas.

Con la heroína y otras sustancias opiáceas, pasa algo parecido, sólo que la heroína suele ser de un origen más puro que las pastillas sintéticas que sin duda son mucho más peligrosas.

De todas formas en ambos casos uno de los cuadros más habituales de cuando se deja su uso y se entra en una etapa de abstinencia e incluso justo después del efecto de las pastillas en ciertos casos es la ansiedad.

Was this article helpful?

Related Articles

1 Comment

  1. admin

    Son cada vez más las personas que acuden al foro de ansiedad con fuertes cuadros de ansiedad detonados por el consumo de drogas. Cuando nos advierten de que el consumo de drogas trae consecuencias nefastas a medio y largo plazo, creemos que son cuentos chinos y que nosotros no estaremos en esa liga.

    La ansiedad es quizá lo mejor que nos puede pasar si consumimos drogas ya que hay personas que pierden la vida por su consumo.

    Cuando hablo de que las drogas pueden causar ansiedad y ataques de pánico, no me refiero solo a las drogas como la cocaína, extasis etc. Las conocidas como drogas blandas y sin procesar como la marihuana y el hachis, son también sustancias que su uso afecta negativamente al cerebro ocasionando problemas nerviosos que a su vez causan ansiedad, depresión y otros problemas emocionales.

Leave A Comment?